institutoloto.com.uy

  • Incrementar el tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar el tamaño de la fuente
Inicio Sobre nosotros

Los granos de Dios

Correo PDF

Diez razones para preferir los cereales integrales a los refinados:

1.    Toman su nombre a las fiestas que se celebraban en la antigua Grecia en honor de Ceres, diosa de los granos. Sin embargo, su origen es más antiguo, aunque no hay evidencia de que existieran antes de 15.000 años a.C. Ya en los anales chinos de 29 siglos a.C. se nombra a los cereales. Evocan también el nombre de “seres”, como llamaban los griegos y romanos a los pobladores de la antigua región Sérica, que hoy estaría ubicada en el Turquestán chino y el Tíbet. Los cereales más difundidos son el arroz, el trigo y el maíz. Luego la avena, la cebada, el centeno, el sorgo, el alpiste, el panizo y el mijo.
El arroz procede del sur de Asia (China, India, etc.). El libro sagrado de los hindúes, Upanishads, dice que los sabios creían que Dios está representado sobre la Tierra por los cereales. Y es por ello que, siguiendo esta tradición, en el sur de la India los brahamanes oran al arroz antes de consumirlo.
El origen del trigo se rastrea un poco más al oeste, en el Asia Menor (Anatolia, Turquía) y el mencionado también en el Génesis del Antiguo Testamento. En el Talmud, ciclópeo tratado que contiene los estudios judíos sobre el Antiguo Testamento desde sus orígenes, se hace mención a 5 cereales: trigo, arroz, cebada, avena y escanda o escaña (iriticum spelia), que es semejante al trigo pero de paja más corta y grano más pegado.
En los primeros escritos de Talmud se prohíbe expresamente la mezcla de cereales, estableciéndose hasta distancias mínimas entre campos sembrados con cereales distintos. Y la macrobiótica también proscribe su mezcla.

2.    Hoy, los cereales son consumidos por la mayor parte de la población en forma refinada. Esto se debió inicialmente a la industrialización masiva con el propósito de que se conservarán por más tiempo. La forma integral del arroz, por ejemplo, tarda poco tiempo en contaminarse con gorgojos.
Pero el arroz refinado pierde toda su riqueza en minerales y vitaminas. La vitamina B12 abunda en la corteza del grano de arroz y es fundamental para combatir el agotamiento nervioso, la debilidad general y la anemia.

3.    Se ha comprobado que la irritación del tubo digestivo, como ser la gastritis, la duodenitis o la úlcera, también sería consecuencia de la alimentación basada en cereales refinados, entre otras causas, ya que aumentan el calcio en la sangre.
Tampoco es conveniente consumir cereales refinados si se sufre de los riñones: aumenta el calcio en la orina y producen cálculos renales. Sólo el hecho de dejar de comer pan blanco y reemplazarlo por el verdadero pan integral, ya disminuye el calcio en la orina. Los pacientes con problemas renales también deben saber que el consumo de cereales refinados aumenta el ácido úrico, muy nocivo para los riñones.

4.    Otra consecuencia de comer cereales refinados es que disminuyen la habilidad de los leucocitos (glóbulos blancos) para matar bacterias y virus por un período de más de 5 horas. O sea, que con sólo como 200 g de arroz refinado el organismo se inmunodeprime. También genera carencia de vitamina A, lo cual ocasiona la caída del pelo; y carencia de vitamina C, que genera alteraciones en la coagulación. Y hasta la conformación física del cuerpo se modifica, el tórax se desarrolla más, en detrimento de las caderas.

5.    Una de las propiedades de los cereales integrales es que se digieren más lentamente que los refinados. Esto es de gran interés en la diabetes, pues se incorporan a la sangre más lentamente, evitando el shock de insulina que produce, necesariamente, el cereal refinado.

6.    El arroz integral contiene vitamina E, tan difundida actualmente por sus propiedades antioxidantes que previenen la vejez prematura y regulan la función sexual. El arroz integral resulta extremadamente eficaz para regular la función del tubo digestivo. Disminuye la presión arterial en hipertensos, previene los cálculos renales y hay testimonio científico de que limpia las lesiones de la soriasis. El doctor Walter Kempner, del Centro Médico de la Universidad de Duke, ha tratado desde 1940 a cientos de pacientes con hipertensión y problemas renales con una dieta de arroz integral y frutas, con excelentes resultados.

7.    Otro beneficio comprobado en quienes comen especialmente arroz integral es la prevención del cáncer. Se ha visto en animales de laboratorio que la fibra de arroz retarda el crecimiento de la célula cancerosa dado que contiene inhibidores de las proteasas, que son esenciales para ese crecimiento. Los japoneses han demostrado que el arroz integral suprimió tumores sólidos en ratones. También hay varios estudios estadísticos que afirman que las poblaciones con dietas ricas en arroz integral presentaban las más bajas tasas de cáncer de mama, próstata y colon. Por último, todos sabemos acerca de la eficacia del arroz para curar la disentería y la diarrea infantil. La más antigua referencia a esta propiedad se encuentra escrita en sánscrito, 3000 años atrás.

8.    En cuanto al trigo, su fibra es conocida como el más potente inmunizador para el cáncer de colon. Ello se debe a que contiene inhibidores de proteasas, al igual que el arroz, que inhiben el crecimiento de la célula cancerosa; y también a que, al formar un bolo fecal mucho mayor, que lo aumenta entre 3 hasta 5 veces, acelera el tránsito intestinal al doble de la velocidad habitual. Este hecho disminuye sensiblemente el contacto de los ácidos biliares y residuos de pesticidas contenidos en la materia fecal con las paredes del colon, previniendo así su efecto cancerígeno. El hecho de que acelera el tránsito intestinal hace que se lo deba consumir en pequeñas cantidades, especialmente en intestinos irritables. Hay dolencias, como los divertículos, que pueden desaconsejar su uso.

9.    La avena, además de ser muy energizante, es poderosa para disminuir la presión arterial en hipertensos y también para disminuir el azúcar en la sangre en los diabéticos insulino-dependientes.

10.    Un cereal poco difundido entre nosotros, como alimento, es el grano de cebada. El doctor Asaf Qreshi, ex investigador del departamento de agricultura de los Estados Unidos, afirma que la cebada contiene poderosas drogas que suprimen la producción interna del colesterol que es realizada por el hígado.
Un dato importante: en regiones como Punjab, Pakistán, donde la alimentación se basa en cebada, las enfermedades cardíacas son extremadamente raras. No obstante, es muy pequeño el porcentaje de la población que en Occidente consume cereales integrales en forma habitual; las razones que se alegan para ello suelen ser extremadamente fútiles: que tienen un sabor más fuerte y precisan una cocción más prolongada. Sin embargo, la creciente desilusión que provoca la medicina convencional, y el hecho de que cada vez más personas se dan cuenta de que la capacidad de curación del propio cuerpo jamás podrá ser reemplazada por ningún remedio, probablemente colaborarán para que el consumo de cereales integrales sea cada vez mayor.

 

"El hombre es en verdad el rey de todos los animales, pues su crueldad sobrepasa a la de estos. Vivimos de la muerte de otros. ¡Somos tumbas andantes!. Llegará el día en que los hombres serán juzgados por la muerte de un animal como hoy se juzga el asesinato de un hombre. Llegará el tiempo en que comer carne será condenado como hoy se condena el comerse a nuestros semejantes, es decir, el canibalismo."

Leonardo Da Vinci